Tras cinco meses conviviendo con el coronavirus hemos relajado las precauciones tanto dentro como fuera de casa