Europa no se pone de acuerdo ni en la forma de luchar contra la pandemia