Los trabajadores de una residencia de Navarra se encierran con sus internos para impedir el contagio