Madrid, desolada, triste y vacía amanece como nunca tras el Estado de alarma