España duplica el nivel de riesgo extremo con una incidencia de casi 523 casos