Si desayunas fuera de casa puedes incrementar el riesgo de padecer obesidad