Estados Unidos vuelve a reconocer la posibilidad de contagios de coronavirus por aire