Los europeos retornan a sus países por temor a una segunda ola de coronavirus