El Ministerio de Justicia comienza a recopilar las defunciones inscritas en los Registros Civiles