La región italiana de Lombardía se rebela contra que los niños puedan salir de casa