Manuel ha pasado su último año atado y medicado por su agresividad: una operación ya le permite sonreír