Miguel, anestesista, la angustia de contagiarse con la cepa británica: "Gracias a Dios, estoy vivo"