Casi 400 ancianos han muerto en residencias por contagio de Covid-19