La OMS niega la posibilidad de contagio de la COVID-19 a través de los alimentos o sus embalajes