El Gobierno estudia qué hacer con los padres que se niegan a llevar a sus hijos al colegio por miedo al coronavirus