El coronavirus supera los 250.000 muertos y deja más de 3,5 millones de casos en todo el mundo