La pandemia de coronavirus roza ya los 23 millones de contagios y los 800.000 fallecidos en todo el mundo