El proyecto K-anary frente al coronavirus: utilizar el olfato de los perros para detectar personas contagiadas