Un agosto marcado por el coronavirus: los que pueden disfrutan de las playas entre el miedo y la protección