Sara: media hora sin un latido para cambiar su corazón de piedra