El SOS de las residencias permanece: necesitan equipos, test e información detallada de los casos