Los demoledores titulares del segundo informe de la Guardia Civil: sabían los riesgos del virus y callaron