La vacunación encalla en la franja de los más jóvenes: Cuatro millones pendientes del pinchazo