Valdemoro pasa de la pesadilla del coronavirus a la normalidad