Valladolid y Salamanca, dos caras ante la fase uno: de la bronca a la paciencia