El sacerdote acusado de abusos a una niña se enfrenta a 6 años de cárcel