El sector inmobiliario despega pese al paro y los bajos sueldos