Perder los amistosos, mala costumbre