Las semifinales tendrán sabor portugués