Una señora de 81 se tatúa en el pecho el mensaje a los médicos: "No me resuciten"