Una serpiente de dos metros atemoriza a los vecinos gallegos de Gondomar