El hotel sevillano de los toreros reabre entre la tradición y la modernidad