A más sexo, menos riesgos para el corazón