Un profeta siembra el pánico en Taiwán al augurar una catástrofe que destruirá el país