Los silencios que el comandante convertía en abrazos para los padres de Diana