Una simple batería de móvil ardiendo ha desatado el pánico en un vuelo de Ryanair