Con 145 años, el hombre más viejo del mundo dice estar listo para morir