Pesando 50 kilos se somete a una reducción de estómago que casi le cuesta la vida