Arantxa Echevarría carga contra el sinsentido de la diferencia salarial entre hombres y mujeres