Acaba el motín que provocó graves disturbios en una cárcel de Inglaterra