Acabada la Navidad, toca ir al gimnasio