Ariana Grande, en Barcelona: Los fans hacen guardia a las puertas del Palau Sant Jordi