Activistas de Greenpeace sobrevuelan la central nuclear de Santa María de Garoña y depositan botes de humo