Acusaciones de terrorismo agudizan la pugna entre Correa y los líderes indígenas