Estadounidenses ofrecen por Internet a hijos adoptados de los que quieren deshacerse