Agosto ha sido un 30% más seco de lo normal