Una niña de cuatro años se corta el pelo para donarlo a enfermos de cáncer