Un 20 por ciento de las reacciones alérgicas se dan en los colegios