Alertan del riesgo de altas dosis de radiación para pecho y pulmones al realizar tomografías computarizadas de tórax