La muerte del policía arrojado a las vías del tren reabre el debate sobre las penas